2022: lo que no te mata te hace más fuerte

2022: lo que no te mata te hace más fuerte

El doloroso ajuste a un entorno de inflación y tipos de interés más altos fue la historia de los mercados financieros en 2022. La dura combinación de la guerra en Ucrania, el legado de la excepcional respuesta política a la pandemia y la interrupción de las cadenas de suministro presionaron al alza los precios de la energía, las materias primas agrícolas y, cada vez más, la mano de obra. Los bancos centrales se vieron obligados a subir los tipos de interés para frenar estas presiones.

Estas tensiones se dejaron sentir sobre todo en las expectativas de inflación a corto plazo, mientras que las expectativas a más largo plazo sólo se movieron ligeramente. No obstante, los movimientos a corto plazo fueron graves. En el España, la inflación alcanzó niveles del 13-14%, los más altos registrados desde principios de los años ochenta. El Banco de Inglaterra subió los tipos nueve veces a partir de diciembre de 2021, haciendo subir los rendimientos de los bonos, que alcanzaron su punto máximo en el momento de la confusión del minipresupuesto de Truss/Kwarteng.

Si bien esto creó un telón de fondo extremadamente difícil para los mercados de valores, 2022 no estuvo exento de éxitos: las grandes empresas del España se vieron favorecidas por una libra esterlina más débil (una parte significativa de sus ingresos procede del extranjero) y por el buen comportamiento de los sectores relacionados con las materias primas. Sin embargo, el FTSE 250, centrado en el mercado nacional, registró caídas de dos dígitos durante el año.

Los resultados sectoriales se vieron muy influidos por el ciclo de tipos de interés. Las empresas muy endeudadas o con escaso poder de fijación de precios sufrieron a medida que el entorno económico se debilitaba y los costes de los préstamos se disparaban. El sector de la energía fue el más destacado del año, pero hubo otros sectores resistentes, como la sanidad, los servicios públicos y los bienes de consumo básico. Los sectores con peores resultados fueron los cíclicos nacionales, como el inmobiliario, el de consumo discrecional y el tecnológico. Se produjo una importante rotación desde los sectores de crecimiento hacia los de «valor».

El sentimiento hacia los activos británicos fue volátil. No cabe duda de que el minipresupuesto dejó al España en mal lugar para muchos inversores. La posterior declaración de otoño estabilizó la situación, pero el España sigue siendo observado con atención en busca de cualquier indicio de que la disciplina fiscal pueda estar fallando.

La confianza a examen

Fue un año de dos mitades para Dunedin Income Growth Investment Trust (DIGIT). En medio de la incertidumbre de los seis primeros meses de 2022, nuestro principal objetivo fue poner a prueba la tesis de todas las empresas de la cartera frente al nuevo entorno económico y realizar los ajustes necesarios. Selectivamente, añadimos a las participaciones existentes cuando los precios de las acciones retrocedieron y realizamos algunas ventas selectivas. Salimos de GSK (antes GlaxoSmithKline) y Haleon, por ejemplo, y añadimos a Unilever, Aveva y la Bolsa de Londres. Todas ellas son empresas de buena calidad con perspectivas de crecimiento a largo plazo que se habían vendido a la baja.

En la segunda mitad del año, a medida que surgía más claridad y los mercados se ajustaban a la subida de la inflación y los tipos de interés, empezamos a buscar con más atención nuevas oportunidades. Esto incluyó salir de Persimmon y añadir Taylor Wimpey, añadir el grupo de seguros Hiscox, y también introducir Oxford Instruments, un fabricante industrial especializado en equipos industriales de alta tecnología. Por el momento, estamos encontrando las oportunidades más significativas entre las empresas cíclicas nacionales, donde los precios de las acciones se han visto muy afectados. Esto incluye empresas como Morgan Sindall y Marshalls.

El fondo está bien equilibrado para la defensa y la recuperación. Debería ser resistente si el entorno económico empeora: es probable que los beneficios y los balances de las empresas de la cartera sean más sólidos. Sin embargo, si los inversores se vuelven más confiados y entusiastas, hemos estado aumentando nuestra exposición a empresas británicas de mediana capitalización y centradas en el mercado nacional, por lo que esperamos participar en esa recuperación. Nos centramos minuciosamente en acertar con la selección de empresas; si lo hacemos, los precios de las acciones nos seguirán.

¿El año que viene?

A principios de 2023, el mercado sigue centrado en la inflación y los tipos de interés: ¿dónde se estabilizará la inflación? ¿Cuánto tardará en remitir? ¿Se integrará en los salarios? En todos los escenarios, los mercados estarán pendientes del próximo movimiento de los bancos centrales. Es probable que, salvo que se produzca un shock significativo, estemos más cerca del final que del principio del ciclo de endurecimiento.

Quizás esto signifique incluso que los inversores se centrarán menos este año en los tipos de interés y la inflación. El mercado tuvo que realizar un importante ajuste en 2022, pero las expectativas parecen ahora más asentadas. Esto puede permitir finalmente una mayor atención a las características específicas de las empresas individuales, después de un año en el que los datos de inflación y las últimas orientaciones de la Reserva Federal de EE.UU. ocuparon la atención de los inversores.

Sin duda nos gustaría que se prestara más atención a las empresas individuales. Aquí es donde pasamos nuestro tiempo, analizando cómo está funcionando una empresa desde el punto de vista de los ingresos, los beneficios, el flujo de caja y los dividendos. El sentimiento general del mercado y los datos macroeconómicos son importantes, pero estos factores tienden a ser impredecibles. El año que viene esperamos pasar menos tiempo hablando de inflación y más de rentabilidad.

Optimismo frente a pesimismo

Existe un amplio abanico de resultados para 2023 y creemos que la evolución de las cotizaciones puede variar considerablemente en función de la empresa y de cada subsector. Hay muchas razones para la cautela, ya que los consumidores británicos se enfrentan a un aumento del coste de la vida, de los tipos hipotecarios y de los costes de los intereses. Del mismo modo, los indicadores económicos mundiales prospectivos son negativos, y algunos de los sectores más sensibles desde el punto de vista económico podrían tener que rebajar sus previsiones. Sin embargo, la cuestión clave es saber hasta qué punto todo esto está descontado y si las empresas cuentan con la solidez de balance y la generación de tesorería necesarias para superar los tiempos difíciles que se avecinan. En este sentido, somos optimistas y creemos que, para quienes sean capaces de adoptar una visión a medio plazo, están surgiendo oportunidades atractivas.

También sigue habiendo focos de fortaleza. Por ejemplo, la Ley de Reducción de la Inflación estadounidense y la necesidad de impulsar la seguridad energética respaldarán sectores como las energías renovables en todo el mundo. Asimismo, sigue habiendo fuertes motores de crecimiento estructural en áreas como la sanidad, las especialidades químicas y los servicios financieros. También somos más optimistas sobre las perspectivas de los consumidores en los mercados emergentes, especialmente en Asia. Las empresas que suministran productos y servicios esenciales a estos mercados finales, con posiciones competitivas sólidas y finanzas resistentes, deberían estar bien situadas para sortear un periodo incierto que se avecina. Buscando el equilibrio de la cartera entre la exposición tanto al crecimiento estructural como a oportunidades cíclicas selectivas es donde vemos la mejor combinación de rentabilidad ajustada al riesgo en 2023.

Empresas seleccionadas únicamente con fines ilustrativos para demostrar el estilo de gestión de inversiones aquí descrito, y no como recomendación de inversión o indicación de rentabilidad.

Información importante

Factores de riesgo que debe tener en cuenta antes de invertir:

  • El valor de las inversiones, y los ingresos derivados de ellas, pueden bajar tanto como subir, y los inversores pueden recuperar menos de la cantidad invertida.
  • El rendimiento pasado no es indicativo de resultados futuros.
  • La inversión en la Sociedad puede no ser apropiada para inversores que tengan previsto retirar su dinero en un plazo de 5 años.
  • La Sociedad puede obtener préstamos para financiar nuevas inversiones (apalancamiento). Es probable que el uso del apalancamiento provoque volatilidad en el Valor Liquidativo (VL), lo que significa que cualquier movimiento en el valor de los activos de la empresa dará lugar a un movimiento magnificado en el VL.
  • La Sociedad puede acumular posiciones de inversión que representen volúmenes de negociación superiores a los normales, lo que puede dificultar la realización de las inversiones y provocar volatilidad en el precio de mercado de las acciones de la Sociedad.
  • La Sociedad puede cargar gastos al capital que pueden erosionar el valor del capital de la inversión.
  • Podrán utilizarse derivados, con sujeción a las restricciones establecidas para la Sociedad, con el fin de gestionar el riesgo y generar ingresos. El mercado de derivados puede ser volátil y existe un riesgo de pérdida superior a la media.
  • No existe ninguna garantía de que el precio de mercado de las acciones de la Sociedad refleje plenamente su Valor Liquidativo subyacente.
  • Como ocurre con todas las inversiones bursátiles, el valor de las acciones de la Sociedad adquiridas disminuirá inmediatamente por la diferencia entre los precios de compra y de venta, el diferencial entre el precio de compra y el de venta. Si los volúmenes de negociación disminuyen, el diferencial entre el precio de compra y el de venta puede aumentar.
  • Algunos fideicomisos pueden tratar de invertir en valores de mayor rendimiento, como bonos, que están sujetos a riesgo de crédito, riesgo de precio de mercado y riesgo de tipo de interés. A diferencia de los ingresos procedentes de un único bono, el nivel de ingresos de un fondo de inversión no es fijo y puede fluctuar.
  • Los rendimientos son cifras estimadas y pueden fluctuar, no hay garantías de que los dividendos futuros igualen o superen los dividendos históricos y determinados inversores pueden estar sujetos a impuestos adicionales sobre los dividendos.
  • Otra información importante:

    Emitido por abrdn Fund Managers Limited, registrada en Inglaterra y Gales (740118) en 280 Bishopsgate, Londres EC2M 4AG. abrdn Investments Limited, registrada en Escocia (nº 108419), 10 Queen’s Terrace, Aberdeen AB10 1XL. Ambas empresas están autorizadas y reguladas por la Financial Conduct Authority del España.

    Más información en registrarse para recibir actualizaciones. También puede seguirnos en las redes sociales: Twitter y LinkedIn.

    Antolín Blanco

    Antolín Blanco, inversor independiente en mercados financieros desde 1982 y editor del blog Mercados y Burbujas, cuyo conocimiento de los factores ocultos que mueven los mercados aporta información muy rica y distinta a lo que se suele leer en la prensa económica convencional. Escolar de la ideología austríaca de economía y partidario de la abolición de los bancos centrales.

    Comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    RIT Capital Partners afronta retos, pero ya ha estado aquí antes
    RIT Capital Partners afronta retos, pero ya ha estado aquí antes
    7 fondos de inversión en infraestructuras para obtener ingresos y crecer
    7 fondos de inversión en infraestructuras para obtener ingresos y crecer
    Zoopla: precios de la vivienda con descuentos de hasta 14.000 libras
    Zoopla: precios de la vivienda con descuentos de hasta 14.000 libras