Michael Saylor: el místico de la tecnología que lo apostó todo al bitcoin

Michael Saylor: el místico de la tecnología que lo apostó todo al bitcoin

Cuando los precios de las criptomonedas se desplomaron en junio, haciendo saltar por los aires miles de millones de dólares, uno de los evangelistas más ruidosos del bitcoin prometió que «seguiría apostando por el bitcoin» (HODL, por sus siglas en inglés) «a pesar de la adversidad». Un sentimiento noble, quizás. Pero podría decirse que Michael Saylor no tenía otra opción.

Después de comprometer a su empresa de análisis de datos MicroStrategy -fundada en 1989, y el trabajo de toda una vida- a una apuesta de «todo o nada» en bitcoin, su único recurso era seguir apostando por la moneda. Saylor está tan convencido de que puede convertir su inversión en una «bonanza» que MicroStrategy está invirtiendo «casi cada céntimo que puede encontrar en bitcoin», informó The Information en febrero de este año, cuando el precio ya se había reducido a la mitad desde su máximo de 68.000 dólares alcanzado en noviembre.

En ese momento, la tenencia total de bitcoins de la empresa ascendía a 3.770 millones de dólares, «unas 20 veces el efectivo generado por el negocio de software de MicroStrategy en los últimos tres años». Cuando Saylor aprovechó la caída del precio y pidió prestados 205 millones de dólares más para invertir en bitcoin, en un préstamo respaldado por las participaciones existentes de MicroStrategy, la medida se consideró «un poco arriesgada». Pregunta: ¿cuál es la mejor definición actual de un ludópata? decía el chiste. Respuesta: alguien que compra acciones de MicroStrategy. Entre abril y mayo, las acciones de la empresa se desplomaron más de un 60%.

Mantener la calma en la tormenta

Según Forbes, no es la primera vez que una de las «mega-apuestas» de Saylor se «hunde». De hecho, su extraordinaria calma en medio de una caída del 70% del bitcoin podría atribuirse a «una historia personal de colapsos del mercado aún más dramáticos que el que ha golpeado a los cripto mercados», dice el Financial Times. «Durante un breve momento en 2000, MicroStrategy se convirtió en emblema del último gran auge y caída de la tecnología». Su valor de mercado se disparó cuando los inversores compraron la visión de Saylor de cómo la analítica de datos se vería potenciada por Internet, antes de desplomarse un 99%.

Saylor vio cómo «más de 6.000 millones de dólares se esfumaban de su patrimonio personal en un solo día, en marzo de 2000», cuando la empresa reformuló sus cuentas. Saylor sigue «negándose a hablar de esa experiencia», y más tarde se resolvió una investigación de la Comisión del Mercado de Valores: Saylor pagó una multa sin admitir haber actuado mal.

Saylor, de 57 años, siempre ha sido un hombre para quien «el cielo era el límite», afirma el South China Morning Post. Nacido en Nebraska en 1965, en el seno de una familia de las fuerzas aéreas, pasó su infancia trasladándose entre bases aéreas estadounidenses de todo el mundo, y más tarde estudió aeronáutica y astronáutica en el MIT. Obligado a abandonar su ambición de convertirse en piloto por motivos de salud, cofundó MicroStrategy dos años después de salir de la universidad, a la edad de 24 años. El análisis de datos empresariales resultó lucrativo, pero quizá incluso Saylor se sintió sorprendido cuando la manía tecnológica se apoderó de él en los años noventa.

Según el FT, Saylor no tenía reparos en disfrutar de su riqueza. «Múltiples yates, lujosas fiestas y una mansión frente al mar en Miami» le mantuvieron en el ojo público en las dos décadas entre dos brotes de «manía del mercado».

En bitcoin confiamos

Hay división de opiniones sobre Saylor. Los analistas critican su oportunidad y temeridad («Apostó todo al rojo en la ruleta. Salió negro», dice el analista tecnológico Dan Ives). Otros destacan su juego egoísta con los medios de subsistencia de otros. «Es importante recordar que MicroStrategy es una empresa real que emplea a unas 2.100 personas», afirma Bryce Elder, del FT.

«Sus opiniones se pueden leer libremente en Glassdoor». Sin embargo, Saylor sigue teniendo seguidores entre los que lo aclaman como un visionario y, al menos a corto plazo, muestra todos los indicios de poder capear el temporal, ayudado por la recuperación del precio del bitcoin. Saylor, que «eligió la obstinación mística monótona como personalidad», no se arrepiente, dice Elder. Pero ha hecho una concesión: ceder el puesto formal de Consejero Delegado a un lugarteniente. Puede que no haya mucha diferencia, dice CoinTelegraph.

Saylor continúa como presidente ejecutivo y ha dicho que dividir los papeles ayudará a la empresa a seguir con su estrategia de bitcoin. Aun así, a los inversores parece gustarles lo que oyen: las acciones han subido más de un 48% en un mes. «Confiamos en #Bitcoin», tuiteó Saylor en junio. Sigue siendo un grito de guerra.

Véase también:

Antolín Blanco
Antolín Blanco

Antolín Blanco, inversor independiente en mercados financieros desde 1982 y editor del blog Mercados y Burbujas, cuyo conocimiento de los factores ocultos que mueven los mercados aporta información muy rica y distinta a lo que se suele leer en la prensa económica convencional. Escolar de la ideología austríaca de economía y partidario de la abolición de los bancos centrales.

Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resumen de las criptomonedas: La UE introduce la cripto-regulación
Resumen de las criptomonedas: La UE introduce la cripto-regulación
Paypal, bitcoin y la militarización del dinero
Paypal, bitcoin y la militarización del dinero
15 formas en que el bitcoin mejora el mundo
15 formas en que el bitcoin mejora el mundo