Protéjase de las estafas de las aplicaciones bancarias para móviles

Protéjase de las estafas de las aplicaciones bancarias para móviles

La seguridad en la banca móvil se está convirtiendo en un problema cada vez mayor, ya que cada vez más personas utilizan aplicaciones bancarias.

El año pasado, el problema atrajo la atención del público cuando un grupo de ladrones empezó a entrar en las taquillas de gimnasios de Londres para robar tarjetas bancarias y teléfonos móviles mientras sus dueños hacían ejercicio.

Después utilizaban las tarjetas para hacer compras en tiendas como Apple y Harrods. Algunas de las víctimas denunciaron que, en un primer momento, sus bancos no quisieron devolverles el dinero, alegando que los delincuentes habían utilizado su código PIN, por lo que ellos debían ser los culpables (por ejemplo, por haber guardado una nota con el código junto a sus tarjetas).

Más tarde, los bancos cedieron cuando quedó claro que el problema no era el descuido de sus clientes, sino los puntos débiles de la seguridad de la banca móvil.

Estafas habituales en las aplicaciones bancarias

No son pocas las formas en que los ladrones pueden intentar entrar en la cuenta de alguien, pero muchas de ellas implican disponer de cierta información personal para eludir los protocolos de seguridad.

Sin embargo, lo que parece ocurrir en estos casos es más sencillo. El ladrón tiene las tarjetas y el teléfono. Por supuesto, si ha podido conseguir un PIN -por ejemplo, vigilando por encima del hombro de la víctima mientras desbloquea su teléfono o utiliza su tarjeta-, su tarea es mucho más fácil, sobre todo porque mucha gente tiende a utilizar el mismo PIN para múltiples fines.

Pero incluso si no lo hacen, es posible que puedan acceder a algunas cuentas bancarias. El ladrón instala la aplicación de banca móvil del banco que emite las tarjetas en un teléfono nuevo y utiliza los datos de la tarjeta para registrarse en ella.

Algunos bancos exigen pasar controles de identidad detallados para hacerlo, pero en otros basta con una contraseña de un solo uso enviada al teléfono por SMS. Aunque el ladrón no pueda entrar en el teléfono original, es posible que pueda leer el mensaje en la pantalla de bloqueo si -como mucha gente- la víctima tiene activada la vista previa de mensajes.

Alternativamente, pueden poner la SIM del teléfono robado en otro teléfono. En este punto, pueden entrar en la cuenta de la víctima a través de la aplicación, lo que les permitiría comprobar el PIN de la tarjeta o transferir fondos a otra cuenta, con un mínimo de controles de seguridad.

Las apps no vulnerables a las estafas

No todas las apps son tan vulnerables: la asociación de consumidores Which considera que Lloyds/Halifax, Virgin Money y Barclays son más débiles que Chase o Monzo, por ejemplo.

Pero en lugar de confiar en tu banco, hay algunos pasos que pueden ayudar a detener este tipo de fraude, más allá de los obvios como tener un PIN difícil de adivinar. En primer lugar, desactiva la vista previa de los mensajes para que no puedan verse cuando el teléfono está bloqueado.

En segundo lugar, establece un PIN SIM, que impide que alguien que no conozca el código pueda utilizar tu SIM en un teléfono nuevo.

En tercer lugar, asegúrate de tener activado Buscar mi iPhone (Apple) o Buscar mi dispositivo (Android) de Google, para poder bloquear y borrar el dispositivo a distancia en caso de robo.

Antolín Blanco

Antolín Blanco, inversor independiente en mercados financieros desde 1982 y editor del blog Mercados y Burbujas, cuyo conocimiento de los factores ocultos que mueven los mercados aporta información muy rica y distinta a lo que se suele leer en la prensa económica convencional. Escolar de la ideología austríaca de economía y partidario de la abolición de los bancos centrales.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 formas de minimizar su factura fiscal
7 formas de minimizar su factura fiscal
Bajan los precios de los carburantes, pero siguen altos
Bajan los precios de los carburantes, pero siguen altos
Financiar un vehículo eléctrico: ¿cuál es la mejor oferta?
Financiar un vehículo eléctrico: ¿cuál es la mejor oferta?