Ventajas e inconvenientes de los contadores inteligentes: ¿debería cambiarse?

Ventajas e inconvenientes de los contadores inteligentes: ¿debería cambiarse?

Ahora que queremos controlar nuestra factura de la luz, los que no tienen un contador inteligente quizá se estén planteando si deberían adquirir uno. Al fin y al cabo, no han tenido muy buenas críticas, ya que muchas personas han denunciado fallos e imprecisiones en sus facturas.

Pero, por otro lado, pueden ayudarte a controlar tu consumo con facilidad y garantizar la exactitud de tu domiciliación bancaria.

Los proveedores de electricidad han hecho un gran esfuerzo para que los hogares se pasen a un contador inteligente. Estos contadores muestran cuánta energía se consume y dónde, lo que podría ayudar a reducir las facturas. Un reciente informe de los analistas Cornwall Insight afirma también que los contadores inteligentes pueden contribuir a la seguridad energética de Gran Bretaña y reducir su dependencia de los combustibles fósiles y el gas importado.

Sin embargo, puede que los contadores inteligentes no sean para todo el mundo. Si estás pensando en cambiar, conviene que conozcas los pros y los contras de los contadores inteligentes y lo que supondrán para tus facturas.

¿Qué es mejor, un contador inteligente o uno normal?

Ventajas de los contadores inteligentes

Los contadores inteligentes podrían ayudar a que tus facturas sean más exactas. Tu consumo de energía se transmite a tu proveedor para que sepa exactamente cuánto consumes y cuánto cobrarte. Además, es más cómodo que tener que enviar tú mismo las lecturas cada mes.

Si adquieres una pantalla interna junto con tu contador inteligente, también podrás ver tu consumo de energía hasta el último céntimo. Esto podría ayudarte a averiguar cuánta energía consumes cuando enciendes determinados electrodomésticos, lo que te permitiría discernir cuáles podrías utilizar menos o cambiar por modelos más eficientes.

Un contador inteligente también podría facilitar el cambio de proveedor de energía. No tendrías que presentar una lectura final, sino que la recibirían automáticamente antes de realizar el cambio.

Antes de que los precios de la energía se dispararan, algunos proveedores también lanzaron tarifas exclusivas para hogares con contadores inteligentes. Así que si instalas uno ahora, es posible que en el futuro puedas optar a ofertas más baratas si vuelven a aparecer.

Además, los clientes que tengan un contador inteligente podrían cobrar por consumir menos energía gracias a un nuevo plan de National Grid. El Operador del Sistema Eléctrico (ESO) ofrecerá a los clientes con contadores inteligentes la posibilidad de ganar 3 libras por kWh utilizando los electrodomésticos por la noche.

Otra de las posibles ventajas de tener un contador inteligente es que podría contribuir a la seguridad energética del país y a reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Según Cornwall Insight, los clientes de contadores inteligentes pueden cambiar sus hábitos al ver cuánta energía consumen. Es posible que reduzcan o desplacen el consumo de energía fuera de los periodos punta y disminuyan su consumo total. Esto significa que «pueden ahorrar dinero, facilitar la generación de energía renovable y reducir la dependencia de la energía importada», señala Anna Moss, consultora principal de Cornwall Insight.

Los contras de los contadores inteligentes

El despliegue de contadores inteligentes por parte del Gobierno no ha sido todo lo fluido que cabía esperar. La fecha límite para ofrecerlos a todos los hogares se ha retrasado hasta el 30 de junio de 2025.

Esto no significa que todos los hogares las quieran. Muchas personas se han negado, preocupadas por la cantidad de información que esto da a los proveedores de energía.

También se ha temido que los contadores inteligentes sean objetivo de piratas informáticos, pero esto aún no ha ocurrido.

Tu contador inteligente también podría volverse «tonto», perdiendo su funcionalidad y dejándote con la tarea de enviar las lecturas manualmente, lo que anularía su propósito.

Este es el caso de millones de hogares. Si un hogar ha cambiado de proveedor y el nuevo no es capaz de manejar el contador inteligente, o si tiene problemas de conectividad, no podrá confiar en él para las lecturas automáticas.

En otros hogares se instaló la primera generación de contadores inteligentes. Muchos de ellos ya no funcionan correctamente y necesitarán una actualización.

El mayor inconveniente de un contador inteligente es que tu proveedor de energía podría pasarte a un contador de prepago sin que lo sepas. Si esto ocurre, tendrá que ingresar dinero en su contador antes de poder utilizar la energía y, además, pagará más, ya que las tarifas de prepago son más caras. Esto ocurre a pesar de las normas de Ofgem, que obligan a los proveedores a discutir los planes con los clientes antes de cambiarles de contador.

Ventajas de los contadores tradicionales

Mucha gente opta por los contadores tradicionales. Por ejemplo, porque creen que así controlan mejor la información que facilitan a su proveedor de energía.

Si el contador es accesible y los clientes están dispuestos a enviar las lecturas todos los meses, no les costaría nada compartirlas con su proveedor.

Además, los clientes con contadores tradicionales tienen menos probabilidades de que les cambien a un contador de prepago: el proveedor de energía tiene que notificárselo y concertar una cita para instalar el contador.

Los contras del contador tradicional

Quien opte por el contador tradicional tendrá que presentar él mismo la lectura, tanto de la electricidad como del gas. Si se olvida de hacerlo, recibirá una factura basada en su consumo estimado, que podría ser más cara de lo que realmente debe. Esto sería un inconveniente añadido ahora que todo es más caro.

Te devolverán el dinero si pagas de más, pero podrían pasar semanas o incluso meses antes de que lo hagas y, lo que es más importante, no lo tendrás ahora si lo necesitas.

Las facturas estimadas también pueden hacer que pagues de menos, lo que podría dar lugar a una factura elevada en el futuro.

¿Cuál le conviene más? Depende totalmente de sus circunstancias personales. Si quieres saber exactamente cuánta energía consumes y dónde la consumes, y crees que esto te ayudará a reducir tus facturas, un contador inteligente te resultará muy útil.

También son la mejor opción si crees que no vas a poder (o podrías olvidarte) de enviar las lecturas mensuales a tus proveedores.

Sin embargo, no te convendrán si tienes poca cobertura en tu zona, porque entonces te estarías perdiendo sus cómodas funciones.

Por otro lado, si crees que serías diligente a la hora de enviar las lecturas mensuales y no te atreves a compartir información detallada con tus proveedores, entonces puede que te convenga quedarte con un contador tradicional.

Contribuciones adicionales de Ruth Emery

Antolín Blanco
Antolín Blanco

Antolín Blanco, inversor independiente en mercados financieros desde 1982 y editor del blog Mercados y Burbujas, cuyo conocimiento de los factores ocultos que mueven los mercados aporta información muy rica y distinta a lo que se suele leer en la prensa económica convencional. Escolar de la ideología austríaca de economía y partidario de la abolición de los bancos centrales.

Comentarios
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Es un buen momento para comprar una casa?
¿Es un buen momento para comprar una casa?
¿Cuándo subirán los tipos de interés?
¿Cuándo subirán los tipos de interés?
Aportaciones a la pensión: lo que debe declarar en la declaración de la renta
Aportaciones a la pensión: lo que debe declarar en la declaración de la renta